Proceso de refinado

Son varias las operaciones que comprenden el refinado del azúcar (desde procesos físicos a químicos):

1. Almacenado y pesaje de la materia prima
La materia prima de las refinerías es el azúcar en "meladura", producto impuro y microbiológicamente contaminado que no debe ser utilizado directamente en la alimentación humana. La meladura proveniente del almacén es pesada en una balanza - el inicio de todo el proceso productivo.

2. Afinación
La afinación es la etapa más importante en la eliminación de la materia contaminante que consiste en el ablandamiento de las partículas adheridas a los cristales para que pueda ser adecuadamente centrifugada y disuelta. Diferentes tipos de meladura (que varían en polarización, color y cenizas) exigen distintos modos de tratado.

3. Carbonatación
Después de formado el jarabe bruto, este es mezclado con una pequeña cantidad de lechada de cal y atravesado por una mezcla de gases purificados conteniendo dióxido de carbono; se da la precipitación de carbonato de calcio, bajo la forma de limos, que arrastran, por adsorción, impurezas contenidas en el jarabe.

4. Filtrado
La separación de las impurezas gaseosas se producen por filtración, siendo esta la operación responsable de las condiciones del jarabe filtrado en adelante. Se usan filtros Putsch formando una pasta que, bajo presión, puede ser lavada y secada de forma que se pueda recuperar la sacarosa de su composición.

5. Aclarado
En esta fase, el jarabe carbonatado pasa por células de resinas (de permuta iónica) que eliminan el color y retienen las impurezas aún existentes (haciendo una purificación final), obteniéndose el jarabe blanco.

6. Evaporación
Se realiza la evaporación a jarabe blanco utilizando vapor sobrecalentado. Se obtiene un licor concentrado, de cristalización económicamente viable, ya que reduce el tiempo de cocción en la etapa de cristalización de la sacarosa.

7. Cristalización
En un aparato de bajo vacío, con temperatura y Brix controlada, se añade el licor concentrado (una suspensión de azúcar molido en alcohol isopropílico) de modo que se pueda controlar la cantidad y el crecimiento de los cristales de azúcar a través de la difusión de las moléculas de sacarosa hacia la superficie de los cristales. Se obtiene así una masa cocida.

8. Centrifugación y secado
Las últimas etapas comprenden la separación y perfeccionamiento de las características del producto final:
- El jarabe de azúcar granulado se centrifuga.
- Posteriormente se seca (por la acción de aire caliente en secadores cilíndricos rotativos);
- Y los cristales son separados desde los terrones formados por tamizado.

9. Acondicionamiento y clasificación
Después del tamizado los azúcares se almacenan en silos de maduración (con aire tratado) para mantenerlos sin impurezas. Luego se clasifican y distribuyen a silos de menor capacidad (para satisfacer las necesidades del mercado en general) por:
- El color (blanco, extra blanco).
- La granulometría (granulado, fino y grueso).