Azúcar Glasé (o en polvo)

El azúcar glasé es el azúcar granulado normal molido muy fino, al que se añade un pequeño porcentaje (<3%) de antiaglomerante. En el azúcar glasé Sidul, el antiglomerante usado es el almidón de maíz, el preferido por los profesionales de pastelería porque no deja ningún sabor residual, ni aporta color al producto final.

La gran ventaja del azúcar glasé es su rápida disolución en frío. Por eso, se utiliza en bebidas, yogures, mousses y cremas frías, sin sentir la desagradable sensación de masticar los granos de azúcar. Otra cualidad es la rápida ligazón con la mantequilla para masas de galletas, bizcochos o tartas, evitando que se partan al extenderse. Otra gran utilización del azúcar glasé es espolvorear: desde los tradicionales “pasteles de nata” portugueses, mezclado con canela, pasando por el roscón de reyes a las tartas de fruta. También es indicado en dulces más delicados como los merengues, soufflés, glacés y chantilly porque da más cuerpo y consistencia.

Se mide de la misma forma que el azúcar granulado normal y tal y como ya hemos explicado es más ventajoso en algunas situaciones. El tiempo que se ahorra así como un resultado final de mejor calidad explican el valor añadido de este producto.

Debe ser almacenado en lugar seco, preferentemente en una caja hermética para evitar la aparición de grumos (pequeños terrones).

El tubo de 250g se destina a quien quiere espolvorear sin ensuciar, y también a los pequeños consumidores para los que el envase de 500g es demasiado grande y prefieren un envase dosificador, que proteja mejor el azúcar de la humedad y que se guarda más fácilmente en la despensa.

Debes saber también que:

 - Las palmeras ganan un aspecto caramelizado y dorado si antes de la       cocción son envueltas en azúcar glasé.
 - Para evitar la oxidación de las frutas congeladas espolvoréalas con  azúcar glasé al sacarlas del congelador.
 - En las salsas de tomate demasiado ácidas añade una cucharilla de café  de azúcar glasé para cortar el exceso de acidez.
 - Para hacer una cobertura glasé para tus tartas, añade azúcar glasé,  zumo de limón y clara de huevo batida. Para reducir el tiempo de secado  de la cobertura no pongas la clara.